salud en el hogar

Las antiguas civilizaciones conocían la incidencia de determinadas energías sobre los seres vivos: los chinos evitaban las "venas del dragón" en la construcción de sus casas; los romanos hacían pacer a sus rebaños sobre los terrenos donde se pensaba fundar una ciudad; los indios de Norte América dejaban pastar libremente a sus caballos y observaban sus lugares preferidos donde instalaban posteriormente sus campamentos; las tribus nómadas del desierto se guiaban por sus perros para elegir el lugar de sus tiendas de campaña.

Nuestra civilización occidental tecnificada ha olvidado todos esos conocimientos y ha perdido su contacto con la naturaleza. 

Con el nacimiento de la geobiología volvemos a retomar la conciencia de la importancia, para nuestra salud, del lugar donde habitamos .

400dpiLogo.png
"la salud empieza 
por nuestra casa"
foto(1).jpg